Saltar al contenido

Rosas

rosas

Las rosas son una de las especies vegetales con una belleza sin igual, cautivan las miradas y son la imagen de muchas grandes empresas. Son unos arbustos compuestos generalmente con espinas, perteneciente a la familia de las rosáceas. Estas flores pueden ser de muchos colores, existiendo rosas rojas, negras, amarillas, blancas y hasta azules, aunque estas últimas existen gracias a la ingeniería genética.

Las flores de las rosas son muy queridas por el público debido a que son plantas aromáticas que desprenden un olor muy peculiar. No obstante, al igual que los bonsáis son una de las especies vegetales más difíciles de cultivar porque atraen muchas plagas.

Pero no te preocupes, aquí en plantasde.es te contamos a continuación todo lo que debes tener en cuenta para cuidar tus rosas de la mejor manera posible.

Cuidados de las rosas

Sustrato

La mejor opción es utilizar un sustrato específico para rosas, tal y como os comentamos en nuestro artículo sobre los tipos de sustratos. En resumidas podemos decir que el suelo ha de ser ligeramente ácido, pero con muchos nutrientes; el suelo de turba es el más apropiado.

Procura no reemplazar la rosa en sitios donde anteriormente ha habido de estas, pues es posible que la tierra no sea apta para ellas.

Riego

El riego de una planta ha de llevar a cabo cuando el suelo empiece a secarse. Esto lo podemos comprobar introduciendo los dedos sobre la superficie del sustrato y comprobar si está seco. Cuando las estés regando procura que el agua se filtre bien en la tierra y no sea un riego superficial

Un riego profundo mantendrá las raíces húmedas, sobre todo en verano (habrá que hacerlo más frecuentemente) para que sus flores siempre se vean hermosas. Apunta con el chorro a sus raíces para evitar que caiga agua sobre los pétalos de la planta o de lo contrario se estropearan.

Procura que no caiga agua sobre las hojas puesto que la humedad es la principal causa de la aparición de manchas negras. Comúnmente conocida como roya.

rosa roja
rosas rojas
Rosas rojas

Abonado

Para mantener tus rosas siempre bellas abónales siempre una vez al mes con un fertilizante específico para rosas. Además procura hacerlo cuando empiece el crecimiento propio en primavera. No lo hagas antes, pues podría dañar las flores semillas o la propia planta cuando aún es muy joven.

rosas blancas
Rosa blanca

Cultivo

Tal y como hemos anteriormente, el riego ha de ser profundo porque sus raíces son profundas. Tendrás que cavar un hoyo profundo, de unos 60cm de profundidad. Procura también dejar espacio suficiente entre ambas, unos 20cm bastará para que circule bien el aire y no se junten sus raíces, unos 10.

Noviembre es una buena época para plantar rosales a raíz desnuda y así verlos florecer en primavera. Esto hará que sus raíces estén resguardas y en baja actividad ya que si crecen cuando hace frío podrían estropearse. Por el contrario, las rosas en maceta puden plantarse en cualquier época del año sin problema alguno.

rosas amarillas
Rosas amarillas

Poda

Al igual que en la mayoría de las plantas, la mejor época para podar sus ramas es en otoño porque es una estación de poca actividad. La principal finalidad de podar las rosas es para quitar las ramas secas y así mantener la planta saludable.

Los rosales trepadores también hay que podarlos aunque con menos frecuencia que los otros, tan sólo aquellos tallos que se choquen entre sí. Además aplica barniz o pintura sobre el corte para que actúe como cicatrizante y evitar que quede expuesto a posibles plagas.

rosas negras
Rosas de Halfeti, las únicas rosas negras que existen
Si te ha parecido interesante este artículo, danos tu opinión.